01.03.2019
Sidney, 1 de marzo de 2019 - Debido a una nueva y repentina medida que prohíbe la telemedicina en Nauru, la organización médica humanitaria Médicos Sin Fronteras (MSF) lamentablemente suspenderá su servicio para brindar apoyo psicológico de forma remota a los pacientes que se encuentran en la isla.
 
El viernes 22 de febrero de 2019, el gobierno de Nauru emitió nuevas regulaciones que prohíben la práctica de la telemedicina en el país. La noticia llega justo después de que MSF comenzara un servicio de atención psicológica remota para brindar atención continua a los pacientes de Nauru, que son solicitantes de asilo y refugiados. MSF se vio obligada a abandonar abruptamente Nauru en octubre de 2018.
 
“Estas nuevas regulaciones constituyen otro obstáculo importante para la provisión de atención médica independiente en la isla. La decisión disminuye el acceso a la atención en salud mental para los pacientes de Nauru, refugiados y solicitantes de asilo por igual ", explicó Paul McPhun, Director Ejecutivo de MSF Australia.
 
Nuestra prioridad es el bienestar de nuestros pacientes. Para que la atención de salud mental funcione, debe haber tiempo para que se desarrolle una relación terapéutica con el paciente; y se deben garantizar vías de derivación significativas para pacientes con casos de emergencia en Nauru. Claramente, esta regulación está diseñada para obstruir estas posibilidades y, por lo tanto, no sería ético que MSF continúe el servicio mientras esté amenazado por estas regulaciones ".
 
En las dos semanas posteriores al lanzamiento del servicio de telesalud de MSF para quienes fueron sus pacientes en Nauru, más de 40 personas se comunicaron con la organización para recibir el servicio. Esto refuerza la evaluación de que los servicios en la isla siguen siendo inadecuados y que la necesidad por atención médica independiente sigue siendo elevada.
 
"La repentina suspensión forzada del servicio de MSF tendrá un efecto perjudicial en los pacientes que nos vimos obligados a dejar en octubre de 2018. Instamos al Gobierno de Nauru a reconsiderar la implementación de estas regulaciones y acepte la oferta de una capacidad adicional de atención de salud mental en la isla ”, agregó McPhun.
 
El sufrimiento psicológico de los refugiados y solicitantes de asilo en Nauru es uno de los más graves que MSF ha visto en todo el mundo, incluso en proyectos donde se brinda atención a víctimas de tortura. Muchos de estos hombres, mujeres y niños han pasado más de cinco años en Nauru, que han tenido efectos catastróficos en su salud mental.
 
De acuerdo con el Informe “Desesperación sin fin” publicado por MSF en diciembre de 2018, de los 208 refugiados y solicitantes de asilo tratados por la organización durante los 11 meses que pasó en la isla, el 30% de ellos había intentado suicidarse y el 60% lo había considerado. Además, en la evaluación inicial, casi el 30% de los pacientes de Nauru de MSF parecían haber sido descuidados en términos de atención médica, principalmente debido a la falta de atención en salud mental disponible antes de la llegada de MSF.
 
"Es difícil ver cómo estas nuevas regulaciones contribuirán al bienestar de los pacientes que necesitan urgentemente atención en salud mental. Estamos muy preocupados por nuestros antiguos pacientes. Simplemente no sabemos cuánto más pueden soportar estas personas", concluyó McPhun.
 
MSF reitera su llamado y pide evacuar inmediatamente a todos los solicitantes de asilo y refugiados de Nauru, para que sean reubicados en un lugar seguro donde puedan tener un acceso rápido a un reasentamiento permanente junto con sus familias, y puedan comenzar a reconstruir sus vidas.