13.06.2018
El Fiscal General de los Estados Unidos anunció el 11 de junio que el abuso doméstico o la violencia de pandillas ya no serán considerados como motivos legales para solicitar asilo en los EE. UU., decisión que pondrá en peligro a miles de personas que intentan buscar refugio para alejarse de una de las regiones más violentas del mundo.
 
La organización médico internacional humanitaria Médicos Sin Fronteras gestiona proyectos en Honduras, El Salvador y México. En México, desde 2012, MSF ha estado atendiendo a migrantes y refugiados a lo largo de las rutas migratorias hacia los Estados Unidos. La gran mayoría de las personas asistidas por MSF son víctimas de la violencia en sus países de origen. Ataques directos, amenazas hacia ellos o a sus familias, violencia sexual, extorsión o reclutamiento forzado de las pandillas, son algunas de las principales razones por las que muchos de ellos huyen de sus países para salvar sus vidas.
 

Declaración de Jason Cone, director ejecutivo de MSF en Estados Unidos:

 
"A lo largo de la ruta migratoria, diariamente tratamos y asesoramos a pacientes provenientes de Honduras, Guatemala y El Salvador, que han sobrevivido a los tipos de violencia que nuestra organización suele ver en zonas de guerra. Estas personas temen legítimamente por sus vidas y no pueden regresar a sus países de origen de forma segura. Para muchos de los pacientes que atendemos a lo largo de la ruta migratoria, la decisión del Fiscal General de los EE. UU. es una sentencia de muerte. 
 
Esta política es una extensión de un patrón implacable por parte de la Administración Trump para atacar a las personas desatendidas y en riesgo como los refugiados, a los menores no acompañados que huyen del reclutamiento forzado de las pandillas, y a las mujeres que requieren de servicios de salud reproductiva para salvar sus vidas.
 
Ocultas en la retórica de la seguridad nacional, estas políticas no son más que crueles actos que ignoran el Derecho Internacional y deshumanizan a las personas necesitadas de asistencia. No ofrecen una mayor seguridad para los estadounidenses y aumentan los peligros para muchas mujeres, niños y hombres que serán expulsados y volverán a enfrentarse a la violencia y el abuso".
 

LEER MÁS

 

MSF en la ruta de migrantes y refugiados