Afganistán: “Todavía había una oportunidad de salvarla”

Cuando un caso de emergencia llega a un hospital en la ciudad de Lashkar Gah, el equipo debe correr para salvar una vida. El Dr. Ajmal* comparte la historia en esta entrada de blog.

Cuando un caso de emergencia llega a un hospital en la ciudad de Lashkar Gah, el equipo debe correr para salvar una vida. El Dr. Ajmal* comparte la historia en esta entrada de blog. 

“Viajaron 100 kilómetros para llegar a nuestro hospital. La mujer había sido impactada en el abdomen por una bala perdida. Estaba embarazada. Para cuando llegaron, se encontraba en estado crítico. 

Me llamo Ajmal*, soy médico y trabajo para MSF en Afganistán. 

El acceso a la atención médica siempre es vital. Fue vital durante los muchos años de la lucha en Afganistán y es igualmente vital hoy. Cuando la mujer y su familia llegaron el año pasado, fueron recibidos por la guardia. Ella reconoció la gravedad de la situación inmediatamente y les ayudó a entrar a la sala de urgencias, alertando al resto del personal. 

Las parteras corrieron a ayudar a la mujer. Rápidamente la evaluaron, le colocaron una vía intravenosa, y llamaron al obstetra. Era una emergencia y trabajaron rápido. 

Muy tristemente, una ecografía mostró que la bala había impactado al bebé de la mujer, y había muerto por ello. Pero aún había una oportunidad para salvar a la madre. 

Una cirugía vital 

El equipo de cirugía preparó el quirófano. Somos afortunados de tener dos quirófanos en nuestro hospital, y uno está reservado para casos obstétricos, por lo que la llevaron rápidamente a la sala. 

Nuestro servicio se especializa en brindar atención a mujeres con complicaciones en el parto y el equipo tiene mucha experiencia en cesáreas de emergencia como esta. 

La mujer vivía en un pueblo lejano y había perdido mucha sangre en el largo viaje, pero el anestesista, la obstetra y el personal de enfermería trabajaron juntos para realizar la operación y parar el sangrado. Nuestro hospital tiene un banco de sangre, así que la mujer recibió la transfusión que necesitaba durante la cirugía. 

Sobrevivió a la operación y fue transferida a la sala de observación, donde necesitó una nueva transfusión, antibióticos y más líquidos intravenosos. 

En la sala, las enfermeras y parteras la cuidaron, le cambiaron los vendajes y se aseguraron de que estuviera comiendo la dieta post operatoria que damos a nuestras y nuestros pacientes para ayudarles a recuperarse. 

Orgullo 

La mujer mejoró gradualmente, hasta que, a solo cinco días de su llegada, estuvo lo suficientemente estable para viajar de nuevo. Los combates continuaban y estaba ansiosa de regresar con sus otros hijos. 

Cuando llegó el momento de que dejara el hospital, besó las manos de una de nuestras parteras y agradeció a todo el equipo que había salvado su vida. 

Siempre que pienso en la historia de esta mujer me siento muy orgulloso de mi equipo. Desde el momento en que llegó hicieron un gran trabajo  – las calificaciones y los niveles de experiencia de nuestro personal aquí son increíbles. Pero también me siento orgulloso de todos los servicios que MSF brinda. Si MSF no estuviera aquí, esta pobre mujer habría perdido la vida. 

Crisis médica 

La situación en Afganistán ha cambiado muchos desde que dijimos adiós a esta mujer. 

Los gobiernos y donantes han promulgado medidas financieras contra Afganistán que han causado una crisis económica, escasez de efectivo y dejado a muchos empleadores, incluyendo a quienes brindan atención médica, sin poder pagar los salarios del personal. Las personas están perdiendo sus trabajos, y los precios en los mercados están subiendo drásticamente. Muchas familias luchan para pagar la comida. En todo el país, es sistema de salud ha colapsado". 

 

*El nombre ha sido cambiado

Compartir

Relacionados

Colabora