Actualidad:

 

"¿Cómo podemos sobrevivir en estas circunstancias?" El testimonio de un médico de Siria

Este de Alepo: “No sé cómo, pero intentaré salir de esta casa”

La atención médica en el este de Alepo, próxima a desaparecer

Dar a luz en el este de Alepo

Alepo: Las graves carencias en la ciudad asediada pone en riesgo la vida de los niños

 

 

 
 
Lo que era ya una catastrófica situación para millones de personas atrapadas en el conflicto en Siria a principios de 2015, se deterioró aún más con el transcurso del año, orillando a miles de personas a tomar la complicada decisión de hacer el peligroso -y en ocasiones mortal- trayecto hacia Europa.
 
El número de muertos, heridos y desplazados a causa del conflicto que comenzó tras las protestas de la Primavera Árabe en 2011 es inimaginable. La ONU estimó a principios de 2015 que unas 220,000 personas habían muerto, pero otros grupos que siguen de cerca la situación afirman que el número de muertos es aún mayor. Aproximadamente 4 millones de personas han huido del país, la mayoría hacia Líbano, Turquía, Jordania e Irak. Cientos de miles de personas están viviendo en áreas sitiadas dentro del país, que tienen un acceso extremadamente limitado a la atención médica.
 

 

MSF EN SIRIA

Ante el gran número de necesidades no cubiertas dentro de Siria, MSF debería estar llevando a cabo una de las operaciones más grandes de toda su historia, pero la violencia y la veloz naturaleza del conflicto provoca que el trabajo que MSF realiza en Siria sea limitado. Tras el secuestro y liberación de miembros del personal de MSF en 2014, se tomó la difícil decisión de cerrar proyectos y detener las actividades en áreas controladas por el Estado Islámico.
 
MSF ha buscado repetidamente que los líderes del EI garanticen que no atacarán a sus pacientes ni a su personal médico, pero estas garantías no han sido aceptadas, por lo que grandes áreas del país -y quienes viven allí- están fuera del alcance de nuestra organización. Hasta la fecha, MSF tampoco ha recibido permiso del gobierno sirio para trabajar en las áreas que controla, lo que de nuevo, deja a millones de personas fuera del alcance de la ayuda de cualquier actor externo.
 
A pesar de estas significativas limitaciones, MSF sigue operando instalaciones médicas dentro de Siria, además de apoyar directamente a más de 150 estructuras médicas en todo el país. En los países vecinos, las actividades durante 2015 han aumentado y se han abierto proyectos adicionales, pero las necesidades que deben atenderse siguen siendo enormes.
 
 
A finales de 2013, MSF envió equipos a los proyectos de MSF en Irak, Líbano y Jordania en un mismo día para registrar el trabajo que estamos haciendo con los sirios, para experimentar la situación a través de los ojos de los miembros del personal que trata de proporcionar la desesperadamente necesitada asistencia. El objetivo fue hacer la crónica de "un día en la vida" de este brutal conflicto incesante, para recoger las imágenes y narraciones que podrían fomentar una mayor comprensión del alcance de esta guerra. Conoce mas en El coste de la guerra: un día en la vida del conflicto sirio.
 

Descarga y lee nuestra última actualización sobre el trabajo que MSF lleva a cabo para responder a la Crisis en Siria

 
Lee el informe de nuestro trabajo en Siria en la Memoria Internacional 2014 (en inglés)

Nuestro trabajo

Noticias recientes

Video:

"MSF en Medio Oriente: El Trasfondo"
 
 

La gobernación de Aleppo

El impacto del conflicto en la gobernación de Aleppo, al noroeste de Siria, ha sido grave y se ha deteriorado en  el transcurso de 2015. La población en esta gobernación del norte vive bajo una violencia indiscriminada y con ataques deliberados a lo que queda del ya destruido sistema de salud. Los desplazamientos masivos afectan a un gran segmento de la población, y Aleppo es uno de los principales puntos de cruce para los sirios que buscan huir de la guerra.
 
En la región, un hospital de MSF con 27 camas que es administrado por personal sirio ofrece un amplio rango de servicios, incluyendo consultas médicas para pacientes internos y externos, sala de emergencias, cuidados quirúrgicos  y maternos. Adicionalmente, los equipos de MSF brindan atención psicológica y pueden referir a pacientes a otras instalaciones, si no pueden ser tratados en el hospital de MSF. 
 
Estadísticas del hospital de Aleppo de enero a agosto de 2015
  • 23,010 consultas a pacientes externos
  • 1,069 consultas a pacientes internados en el hospital
  • 11,251 personas atendidas en la sala de emergencias
  • 900 cirugías realizadas

Ayn Al Arab / Canton de Kobane

En esta area, al norte de Siria, MSF ha trabajado junto a la Administración Médica de Kobane desde marzo de 2015 para restablecer instalaciones médicas básicas, brindar servicios médicos a pacientes externos (11,800 consultas hasta septiembre), restablecer los servicios de vacunación y crear programas de apoyo psicológico. En agosto, MSF apoyó a las autoridades de salud locales a aplicar vacunas contra el sarampión y dosis de vitamina A a más de 5,776 niños. 
 

Idlib

En esta gobernación, al noroeste de Siria, MSF administra una unidad de cuidados para quemaduras con capacidad de 15 camas. El personal de esta instalación es nacional y es apoyado por un equipo internacional desde el sur de Turquía. El lugar comenzó a trabajar como un centro de trauma, pero cuando se identificó una necesidad de cuidados especializados para quemados, se enfocó hacia esta labor.
 
Los pacientes con quemaduras que necesitan injertos de piel, cambios de vendajes frecuentes y terapia física son tratados en este centro, al igual que los casos de emergencia que son tratados en una pequeña sala de emergencias. Además, MSF lleva a cabo actividades para ayudar a las personas que viven en campos para desplazados internos (PID) que se encuentran en el área. Estos campos hospedan a más de 100,000 personas. Los servicios ofrecidos a las PDI incluyen el control de enfermedades y vacunaciones rutinarias. 
 

La gobernación de Hasakah

Hasakah,  al noreste de Siria, es hogar de una número considerable de personas de la minoría kurda de siria y, desde hace casi un año, los enfrentamientos entre varios grupos armados han aumentado. La frontera con Irak fue cerrada a finales de septiembre de 2013 y desde junio de 2014 ha sido abierta sólo para repatriados sirios que vienen de Irak.
 
En esta gobernación MSF administra varios centros médicos que ofrecen servicios de atención médica básica con un enfoque particular en cuidados materno infantiles y enfermedades crónicas. Estos servicios son ofrecidos a PDI y a personas dentro de las comunidades receptoras. Entre enero y junio de 2015, MSF brindó 18,618 consultas en las clínicas que administra y, durante el mismo periodo, se asistieron 571 partos y 196 cesáreas en la clínica para cuidados maternos apoyada por MSF. Además, MSF distribuyó agua, alimentos, kits de higiene y mantas a las personas en los campos que se vieron obligadas a huir de la violencia. 
 

Apoyo remoto a las instalaciones médicas del país

Desde 2011 MSF ha apoyado a un creciente número de instalaciones médicas en todo el país, tanto en áreas controladas por el gobierno como en las que son controladas por fuerzas de la oposición, con un énfasis específico en las instalaciones en las áreas sitiadas. Para octubre de 2015, MSF ya estaba apoyando activamente a más de 150 instalaciones médicas, que van desde pequeños puestos rurales de atención médica hasta hospitales en áreas urbanas.
 
Las instalaciones que apoyamos se encuentran a lo largo de todo el país, incluyendo Aleppo, Homs, Hama, la parte rural de Damasco y el sur de Derá.  Desarrollados en cercana colaboración con la red médica de Siria y administrados desde los países vecinos, los proyectos de apoyo consisten en donaciones de materiales y equipos médicos esenciales, entrenamiento a distancia para el personal médico atrapado dentro de Siria y apoyo con servicios de ambulancias.
 

MSF en los países vecinos

LÍBANO

La situación en Líbano sigue siendo muy volátil. El flujo de refugiados está generando una carga adicional a los servicios públicos y exacerba las tensiones en el país. Desde diciembre de 2014, las medidas que el gobierno puso en marcha (como la costosa visa que necesitan los sirios) han reducido el número de sirios presentes en Líbano, que actualmente representan aproximadamente un 30% de la población libanesa. El 6 de mayo de 2015, el ACNUR suspendió todos los nuevos registros para los refugiados en Líbano como parte de una petición realizada por el gobierno libanés. Por ello, las personas que esperan su registro ya no están incluidas en las cifras oficiales sobre refugiados en Líbano. 
 
Las condiciones de vida son precarias y el número de refugiados viviendo en refugios inadecuados se está incrementando. Las principales preocupaciones médicas son el acceso a atención médica primaria y secundaria, la atención durante el parto y la disponibilidad de medicamentos para tratar enfermedades crónicas.
 
De enero a junio de 2015, MSF realizó 126,048 consultas médicas básicas para refugiados sirios en Líbano, en contraste con las 194,427 hechas en todo 2014 y las 96,320 de 2013. 
 
En el valle de Bekaa, en donde se ha establecido la mayoría de los refugiados, MSF empezó a brindar atención médica básica en marzo de 2012. Esto incluye el tratamiento para enfermedades agudas, enfermedades crónicas y un extenso paquete de información sobre salud reproductiva, en cuatro clínicas: en Hermel, Arsaal, Baalbek y Majdal Anjar. Estos servicios se brindan a ciudadanos libaneses y a refugiados sirios independientemente de que estén registrados o no, y a libaneses vulnerables.
Además del paquete de salud reproductiva que se ofrece en las cuatro clínicas, también se ofrece apoyo psicológico y servicios para la promoción de la salud. MSF lleva a cabo sesiones semanales especiales para mujeres y niñas, en las cuales pueden ver a una doctora y a una partera; además, hay sesiones sólo para mujeres en las que se discuten temas de salud específicamente femeninos.
 
Trípoli, al norte de Líbano, también hospeda a un gran número de refugiados sirios. MSF ha trabajado en el hospital de Dar Al-Zahraa desde frebrero de 2012 brindando atención médica básica, tratamiento para enfermedades crónicas, y paquetes de salud reproductiva para los refugiados sirios y para libaneses vulnerables. 
 
MSF también trabaja en el dispensario de Al-Zahraa, en el distrito de Mohsen, desde noviembre de 2012, y en el dispensario de Al-Dawa en en el distrito de Bab al-Tabbaneh desde abril de 2013. En ambos lugares brinda atención médica básica, tratamiento para enfermedades graves y servicios referentes a la salud reproductiva. En Jabal Mohsen, MSF apoya con cirugías sencillas para estabilizar a los pacientes mientras esperan su transferencia a otro hospital durante los estallidos de violencia.
 
En abril de 2015, MSF abrió una nueva clínica en Abde, al norte de Trípoli. La clínica brinda atención médica básica, atención a enfermedades graves y no transmisibles,  y atención médica sexual y reproductiva. También realiza actividades de promoción de la salud y apoyo psicológico, además de vacunación.
 
Desde septiembre de 2013, MSF trabaja en el campo Shatila, en Beirut, en donde se han reunido los refugiados palestinos, para brindar atención médica básica, tratamiento para enfermedades crónicas y atención psicológica. El equipo también ha creado un sistema para apoyar a pacientes que necesitan cirugía de emergencia, refiriéndolos a uno de los dos hospitales con los que MSF tiene acuerdos. El proyecto está pensado para refugiados sirios, pero está disponible para palestinos que han huido de Siria y para otros habitantes del campo. El proyecto se enfoca en refugiados no registrados que necesitan cirugía de emergencia y que no entran dentro de la pequeña lista del ACNUR de heridas elegibles para recibir atención. Recientemente, la clínica se ha expandido para cubrir las crecientes necesidades en el terreno. Además, se instaló un centro de Salud para la Mujer en enero de 2015, mismo que ofrece varios servicios de cuidado materno para mujeres libanesas vulnerables. 
 
El centro asiste unos 100 partos al mes y, en total, atiende a más de 4,000 pacientes mensualmente.
 
Al sur de Líbano, MSF administra clínicas móviles que brindan atención médica básica, atención a mujeres embarazadas, tratamiento a enfermedades crónicas y apoyo psicológico a los refugiados de Chebaa, Marjayoun y Klayaa. Los servicios médicos están disponibles para los refugiados sirios y para los habitantes de las comunidades de Líbano en el área.
 

Refugiados palestinos de Siria

En marzo de 2011, antes de que comenzara el levantamiento, Siria era hogar de aproximadamente 500,000 refugiados palestinos, algunos de los cuales nacieron y se criaron en el país. Los campos de refugiados palestinos dentro de Siria, incluyendo el de Aleppo, Daraa y el campo Yarmouk al sur de Damasco, han sido atacados y sitiados, provocando heridas a los civiles y muertes.
 
Para abril de 2014, alrededor de 3,070 palestinos de Siria se registraron en Líbano con la Agencia de las Naciones Unidas para los Refugiados Palestinos (UNRWA, por sus siglas en inglés), y 13,836 buscaron apoyo de la UNRWA en Jordania. 
 
En Líbano, desde abril de 2011, MSF ha brindado atención psicológica a refugiados palestinos y a poblaciones vulnerables que residen en el campo de Ein-al-Hel-weh, cerca de Saida, y las áreas circundantes. En junio de 2015 el proyecto fue transfirió a la UNRWA.
 
Desde junio de 2013, también se ofrecen consultas médicas básicas en el hospital Human Call en el campo de Ein-al-Helweh para refugiados sirios y palestinos que ya vivían en el campo. 
 
MSF espera expandirse hacia el campo de refugiados Burj al-Barajneh.
 

JORDANIA

Jordania alberga a unos 629,000 refugiados registrados, y se estima que un número muy parecido de refugiados está viviendo sin registro dentro del país. En octubre de 2014 se eliminó el acceso a la atención médica gratuita para los refugiados que viven fuera de los campos en Jordania, creando aún más dificultades para estas personas. Para responder a la carga de trabajo ocasionada por estos elevados números, MSF ha establecido varios proyectos médicos que ofrecen cirugía, trabajo con enfermedades no transmisibles, cuidados materno infantiles y salud mental. 
 

Amman

En agosto de 2015, el proyecto de cirugía reconstructiva en Amman se trasladó a una estructura renovada en la ciudad capital. Se pretende que la reubicación en este nuevo hospital mejore la calidad de los servicios médicos ofrecidos a los pacientes dentro de las instalaciones. Conforme crece el conflicto en Siria, el país vecino, el número de pacientes sirios ha aumentado, más del 50% de los pacientes en el hospital son sirios. Desde que comenzó, hace 9 años, el hospital ha admitido a más de 3,700 casos y realizado 8,238 cirugías.
 

Al Ramtha

Durante los últimos dos años, el programa de cirugía de emergencia dentro del hospital gubernamental de Al Ramtha ha ofrecido cirugía de trauma a pacientes heridos en el conflicto sirio. Ubicado a tan sólo cinco kilómetros de la frontera con Siria, el proyecto ha visto llegar a sus dos salas de operación a más de 1,850 sirios heridos de guerra. Alrededor del 75% de estos pacientes sufrían de trauma múltiple causado por heridas de explosiones; y se han realizado más de 2,900 intervenciones quirúrgicas para los 864 pacientes admitidos al proyecto quirúrgico, que es administrado por MSF dentro del hospital. El 90% de todos los pacientes heridos de guerra que han cruzado la frontera de Siria hacia Jordania, son atendidos primero en el proyecto de MSF en Al Ramtha.
 

Zaatari

Conforme creció el proyecto de cirugía de trauma en Al Ramtha, MSF estableció una instalación de cuidados post operativos en el campo de refugiados de Zaatari. Actualmente el lugar tiene 40 camas y ofrece tratamiento post operatorio para las heridas, además de actividades de salud mental y sesiones de terapia física. Entre enero y septiembre de 2015, 133 pacientes recibieron tratamiento médico en las instalaciones y se llevaron a cabo unas 400 sesiones de apoyo psicosocial.
 

Irbid

En 2013, tras hacer una exploración, MSF abrió un proyecto de salud materno infantil en esta ciudad del norte, cerca de la frontera con Siria. El área elegida para llevar a cabo el proyecto es hogar de cientos de refugiados sirios que viven fuera de los campos de refugiados y tienen dificultades para acceder a la atención médica que necesitan. Las necesidades de cuidados materno infantiles aumentaron a finales de 2014, cuando las autoridades de Jordania anunciaron que todos los refugiados sirios, estuvieran o no registrados, tendrían que pagar por los servicios del Ministerio de Salud. En el primer cuarto de 2015 el proyecto fue ampliado para poder atender partos complicados y para realizar cesáreas, además de que se añadió una sala de cuidados intensivos.
 
MSF también tiene dos clínicas en la gobernación de Irbid para tratan a pacientes sirios y jordanos vulnerables con enfermedades crónicas no transmisibles. La primera clínica, operada en colaboración con el Ministerio de Salud de Jordania, abrió en diciembre de 2014. La segunda, operada con la Sociedad Árabe de Asistencia Médica, una ONG local, abrió en abril de 2015. La mayoría de los pacientes en ambas clínicas son tratados por hipertensión, diabetes y asma. Para finales de septiembre de 2015, había 2,893 pacientes bajo tratamiento en ambas clínicas.
 

Irak

La Región Kurda alberga a una gran mayoría de los 251,499 refugiados sirios que están actualmente en Irak (según datos de la ACNUR de julio de 2015), pero con la inestabilidad actual en Irak, la carga para la Región Kurda es bastante elevada. En vista de la apabullante crisis que afecta a Irak actualmente, algunas organizaciones humanitarias internacionales están disminuyendo su ayuda a los refugiados sirios dentro del país. 
 
Durante el año pasado, la ola de violencia en Irak ha provocado que algunos refugiados sirios regresen a Siria, mientras que cientos de iraquíes han cruzado hacia Siria, en agosto de 2014, antes de regresar a zonas más seguras de Irak.
 

Domiz

Desde mayo de 2012, MSF ha sido la principal organización que brinda servicios médicos a los refugiados sirios en el campo de refugiados de Domiz, incluyendo atención médica básica, salud sexual y reproductiva, tratamiento de enfermedades crónicas y apoyo psicológico. MSF también ofrece servicios de emergencia y transferencias al hospital Dohuk. Inicialmente pensado para albergar a 27,000 personas, el campo actualmente hospeda a 41,000 refugiados sirios (ACNUR, 2015).
 
Entre enero y junio de 2015, los equipos médicos de MSF realizaron 63,314 consultas médicas, incluyendo atención médica básica y cuidados materno infantiles. El 4 de agosto de 2014, MSF abrió una unidad de maternidad y supervisó el parto del primer niño. Desde que abrió, se han asistido, aproximadamente 100 partos al mes. De enero a junio de 2015, se asistieron 660 partos en la unidad de maternidad de MSF. 
 

Erbil

MSF provee servicios de salud mental en dos campos de refugiados la gobernación de Erbil, el campo de Kawargosk y el de Darashkaran.
 

TURQUÍA

Turquía hospeda a más de un millón de refugiados que huyen del conflicto. MSF fue autorizada en el 2015 para trabajar con los refugiados de la crisis siria. En Kilis, una ciudad en la frontera sur con Siria, el número de refugiados (107,000) es más alto que el de la población nativa (90,000). Entre enero y agosto de 2015, MSF brindó consultas de salud mental para 2,075 personas y llevó a cabo 22,860 consultas a pacientes externos.
 
En la provincia Sanliur-fa, MSF trabaja en colaboración con dos ONG’s turcas para brindar servicios de salud mental y para responder a la llegada de refugiados de Kobane y Tal Abyad mediante la distribución de alimentos y kits de higiene, ademas de las instalaciones de agua y saneamiento dentro de los campos. 
 
Los equipos de MSF en Dohuk, Irak, consisten de doctores, enfermeras y especialistas en salud mental que van a sitos de refugio informales dentro de la region, edificios o estructuras en construcción, para poder acceder a la población vulnerable en las aldeas remotas. 
 

ADICIONALMENTE, MSF OPERA PROYECTOS DE MIGRACIÓN EN CINCO PAÍSES

 

TÚNEZ

MSF trabaja con los pescadores en Zarzis, Túnez, para ofrecerles entrenamiento para la búsqueda y rescate de refugiados. 
 

ITALIA

MSF está trabajando en el primer centro de recepción en Pozallo (en la provincia Ragusa, en Sicilia) en colaboración con el Ministerio de Salud, para brindar atención médica a migrantes, a personas que buscan asilo y refugiados, durante el tiempo que permanecen dentro del centro. MSF también brinda apoyo psicológico a quienes viven en los centros de recepción en la provincia Ragusa.
 

GRECIA

MSF está brindando atención médica y está distribuyendo artículos de primera necesidad a los migrantes que llegan a las islas del Dodecaneso y a Lesbos, y en la frontera Idomeni que lleva hacia Macedonia.
 
Desde que comenzó el año, los equipos de MSF en Grecia han sido testigos de un notable incremento de personas que llegan a las islas griegas. La gran mayoría de la gente que llega a Grecia viene de Siria, Afganistán e Irak. 
 

Lesbos

MSF está realizando consultas médicas, distribuyendo artículos de primera necesidad y dando apoyo psicológico. MSF también trabaja para mejorar la situación del agua y saneamiento en los campos de Kara Tepe y Moria, y se asegura que haya servicios de limpieza. 
 
Además, MSF transporta a los recién llegados en autobuses para que no tengan que caminar los 7 km. de distancia desde los centros de llegada en la costa del norte, hasta el centro de registro en Mitilini. 
 

Idomeni

En Idomeni, cerca de la frontera con la Antigua República de Macedonia, MSF está trabajando con clínicas móviles y distribuyendo artículos de primera necesidad a quienes llegan a Grecia y seguirán su camino a través de los Balcanes para llegar al norte de Europa.
 

Atenas

En octubre de 2014, MSF lanzó un proyecto de rehabilitación médica para quienes buscan asilo y para migrantes que han sido víctimas de tortura. El proyecto se realizó en colaboración con dos organizaciones griegas (El Consejo Griego para los Refugiados y Syneirmos/Babel). Hasta el momento, nuestro equipo ha recibido un total de 140 pacientes.
 

SERBIA

Desde finales de 2014, los equipos de MSF brindan atención médica y psicológica, distribuyen artículos de primera necesidad (como kits de higiene, artículos de supervivencia, mantas, casas de campaña e impermeables) a las personas que cruzan Serbia.
 

CROACIA

MSF está trabajando en Croacia, en un campo de tránsito cerca de la frontera con Serbia (a unos 15 km de Tovarnik) en donde los refugiados pasan un día antes de ser transferidos a Hungría. En el campo, que da asilo a unas 5,000 personas diariamente, MSF abrió una clínica.
 

Sirios que huyen hacia Europa

El actual conflicto provoca que cientos de miles de Sirios arriesguen sus vidas para buscar refugio en Europa. Inicialmente, las rutas principales hacia el continente eran a través de Egipto, Libia y Turquía y, finalmente, cruzar en un bote hacia Grecia e Italia. Ahora, muchas rutas por tierra se han abierto. Muchas de las personas que están realizando estos peligrosos trayectos son sirios, y la bienvenida que tienen al llegar a Europa puede llegar a ser amargamente hostil.
 

¿Qué está haciendo MSF para ayudar?

Actualmente MSF está operando dos barcos de búsqueda y rescate en el Mediterráneo.
 
Uno de ellos es el Bourbon Argos, que zarpó el 9 de mayo para realizar operaciones de búsqueda y rescate en el mar Mediterráneo. Puede trasladar hasta a 900 personas rescatadas a tierra firme.
 
El otro barco es el Dignity I, que zarpó el 13 de junio. El Dignity I tiene una tripulación de 18 personas, incluyendo al personal médico. El buque de 50 metros de largo puede llevar hasta a 300 personas a tierra firme.
 
El buque MY Phoenix: Entre el 2 de mayo y el 23 de septiembre de 2015, MSF tenía un equipo de seis personas realizando labores de rescate a bordo del MY Phoenix, un barco de búsqueda y rescate administrado por MOAS pero que era financiado en un 50% por MSF. La atención médica disponible iba desde cuidados básicos hasta labores reanimación y soporte vital avanzado. MSF ya no trabaja en el MY Phoenix. El 22 de septiembre MOAS le informó a MSF que dejarían de operar en el Mediterráneo. Como resultado, MSF cesó su colaboración con MOAS y dejó de trabajar a bordo del Phoenix. 
 
Hasta la fecha, los tres barcos han rescatado a 16,350 personas. Además, han asistido a otros 1,166 para pasar de manera segura hacia Italia (después de haber sido rescatados por otros barcos), logrando un total de 17,516 personas asistidas por los equipos de MSF en el Mediterráneo. 
 

Descarga y lee nuestra última actualización sobre el trabajo que MSF lleva a cabo para responder a la Crisis en Siria