Médicos Sin Fronteras es una organización médico humanitaria internacional sin fines de lucro. Ayudamos a personas afectadas por epidemias, conflictos armados, desastres naturales y excluidas de la atención médica en más de 70 países. Conócenos. Más información

En nuestro proyecto, los equipos de promoción de la salud en la comunidad comparten información sobre cómo las personas pueden prevenir la fiebre de Lassa. Mientras tanto, trabajo para garantizar que el virus no se propague dentro del hospital.

SHIRLEY SAMSONENFERMERA
18.01.2022

Un brote de fiebre de Lassa hizo que la enfermera Shirley Samson se apasionara por proteger a sus pacientes y colegas. Desde entonces, ha trabajado durante la pandemia de COVID-19, ha superado la escasez de suministros y ha sido parte de un equipo que responde a múltiples emergencias. Ahora es la responsable de prevenir y controlar infecciones en el proyecto de MSF en el estado de Ebonyi, Nigeria, y explica por qué este trabajo es clave cuando se trata de salvar vidas. 

“Primero me uní a Médicos Sin Fronteras (MSF) con un contrato a corto plazo. El equipo necesitaba apoyo para atender a las y los pacientes durante la temporada alta de la fiebre de Lassa, que es una enfermedad hemorrágica viral.  

El año anterior, en 2018, hubo un enorme brote de fiebre de Lassa aquí. Muchos trabajadores y trabajadoras de la salud no tenían acceso a los equipos de protección personal apropiados y terminaron poniendo su vida en riesgo para cuidar a sus pacientes. Algunos murieron en el curso de su trabajo. Así que MSF puso en marcha un proyecto para responder a la crisis.  

Sabía qué había pasado con la fiebre de Lassa en 2018, así que cuando me ofrecieron trabajo temporal me sentí escéptica sobre trabajar en el centro de tratamiento. Sin embrago, en mi primer día vi que había todo lo que necesitaba para mantenerme a salvo: los uniformes médicos, las botas, las batas quirúrgicas, los overoles, los cubrebocas, los respiradores, lentes protectores.  

Me dije a mí misma, “Como me voy a mantener protegida, entonces nada me impedirá brindar este cuidado a estas personas que están enfermas” .

Pasión 

En trabajos anteriores, siempre sentí que estaba en un aprieto. Nunca había trabajado en ningún lugar donde la atención médica fuera gratuita. En cambio, las y los pacientes y sus familias tienen que pagar por esto, o tienen que comprar aquello. Cuando no traen dinero, no les puedes tratar. Esto significa ser una enfermera, tienes dos opciones: gastar tu dinero para atenderles, tu dinero personal, o verles sufrir. 

Pero durante esos cuatro meses en el proyecto de la fiebre de Lassa de MSF, podía hacer todo lo que quería por mis pacientes. Tenía equipo de protección personal (EPP). Tenía acceso a medicamentos. Si veía que mis pacientes tenían cara larga, podía hablar con las y los consejeros de salud mental y me daban su apoyo. Mis pacientes tenían básicamente todo lo que necesitaban. Me hizo muy, muy feliz. 

 

 

Pero en abril de 2019, cuando la temporada alta terminó, nuestro contrato a corto plazo también terminó. Para ese punto tomé la decisión de que este sería el único tipo de trabajo de enfermería que quería: donde mis pacientes no tuvieran que sufrir porque no tenían dinero. Una pasión simplemente se encendió en mí. 

Un nuevo desafío 

Empecé a buscar trabajo con MSF. Cualquier anuncio que veía, era un anuncio al que aplicaba. Incluso solicité ser limpiadora, eso era lo mucho que quería ser parte de MSF. Por fin conseguí un trabajo de enfermería en el norte de Nigeria, en un hospital para personas desplazadas por el conflicto. Un tipo diferente de campo de batalla. Pero mi experiencia con la fiebre de Lassa había desarrollado en mí una profunda conciencia del control de infecciones, había visto cómo podía salvar vidas y quería aprender más. 

Empecé haciendo cursos en línea. Si veía cualquier organización que brindara capacitación en prevención y control de infecciones, me involucraba. Realmente me enamoré de esta rama de la medicina. En febrero de 2020, solicité el puesto de supervisora de prevención y protección de infecciones en el proyecto de fiebre de Lassa, donde había empezado mi viaje con MSF.  

Conseguí el trabajo. 

Lo qué hago 

En nuestro proyecto, los equipos de promoción de la salud están en la comunidad compartiendo información sobre cómo las personas pueden prevenir la fiebre de Lassa. Mientras tanto, trabajo para garantizar que el virus no se propague dentro del hospital. 

No hay suficientes investigaciones sobre la fiebre de Lassa, por lo que el diagnostico sigue siendo difícil y los tratamientos que tenemos fueron adaptados para otros virus. Para mí, eso hace que la prevención de infecciones sea aún más importante. 

Hago todo lo posible para prevenir la exposición accidental del personal y, si un integrante del personal queda expuesto, entonces también me aseguro de que sea monitoreado y obtenga una profilaxis posterior a la exposición si es necesario. Desde la intervención de MSF en la crisis de 2019, ningún miembro del personal ha muerto aquí por la fiebre de Lassa. 

Nos aseguramos de que todas las personas que trabajan en el centro estén capacitadas, se vuelvan a capacitar y se capaciten otra vez. Me aseguro de que la limpieza y la descontaminación estén a la altura y que el equipo de protección personal esté disponible. 

 

 

A veces me siento como una oficial de policía, tratando de evitar el mal uso del EPP, pero es mi responsabilidad asegurarme de que no se agoten, incluso cuando hay escasez. La disponibilidad, el costo, el tiempo que lleva el envío, el pasar por aduana ...no podemos permitirnos desperdiciar nada.  

El año pasado, tan pronto como la temporada alta de fiebre de Lassa terminó, apareció la COVID-19. Cambiamos de inmediato y empezamos a apoyar a los centros de tratamiento de COVID-19. Cuando hay otros brotes en la región, como cólera, fiebre amarilla, diarrea aguda; nuestros equipos están allí. 

Involucramiento con todos los equipos 

Amo mi trabajo. Tengo el laboratorio. Tengo la lavandería. Tengo la unidad central de esterilización. Estoy en los asuntos de todas las personas. Trabajo con el equipo médico, el equipo de promoción de la salud, el equipo de salud ambiental, el equipo de construcción.  

Una cosa es tratar una infección pero otra cosa es prevenirla. Si es prevenible, entonces eso es lo que tratamos de hacer.