El propósito fundamental de Médicos Sin Fronteras es preservar la vida y aliviar el sufrimiento -en conflictos armados, epidemias, hambrunas y desastres naturales. Todas estas situaciones requieren de una respuesta urgente y específica, con colaboración logística, administrativa y médica. También llevamos a cabo proyectos a mediano plazo dependiendo del grado de necesidad de las poblaciones. Actualmente MSF tiene operaciones en más de 70 países.

Operaciones destacadas

En 2017, Médicos Sin Fronteras siguió atendiendo a migrantes y refugiados a su paso por México y ofreció también servicios médicos y de salud mental en las zonas más afectadas por las redes criminales y la violencia.

En 2017, Honduras sigue experimentando gran inestabilidad política, económica y social y tiene uno de los índices de violencia más elevados del mundo. Las consecuencias médicas, psicológicas y sociales de esta situación afectan especialmente a las mujeres.

En Níger, en 2017, Médicos Sin Fronteras siguió centrándose en la reducción de la mortalidad infantil, particularmente durante la temporada de máxima incidencia de la desnutrición y la malaria; también respondió a brotes epidémicos de enfermedades como la hepatitis E.

La reanudación del conflicto en 2017 y la extrema violencia perpetrada contra la población provocaron desplazamientos masivos y graves necesidades humanitarias.

El séptimo año de conflicto en Siria trajo consigo nuevos episodios de violencia extrema. Millones de personas siguen necesitando desesperadamente ayuda humanitaria.